February 25, 2019
Miriam Leiva
Blog
Cuba: Constitución de la continuidad
Follow by Email
Facebook
Twitter

Los resultados reales del Referendo para aprobar la nueva Constitución de la República de Cuba, realizado el 24 de febrero, deben haber demostrado al “gobierno de continuidad” que la población esta dispuesta a expresar su disgusto por la perpetuamente escalante crisis económica, política y social. El reconocimiento de cifras inferiores a las tradicionales evidencian que la concurrencia y el SI resultaron muy inferiores a lo esperado.

Según fuentes oficiales, la Constitución fue aprobada con 86.85% de SI= 6 816 169 votos; 706 400 votos NO ( 9%). 7 522 569 boletas fueron validas,127 000 anuladas y 198 674 quedaron en blanco.    

El 84.4% de los  7.848 343 votantes potenciales concurrió al referendo, según los resultados preliminares  anunciados por Alina Balseiro Gutierrez, presidenta de la Comisión Electoral Nacional de Cuba, en una conferencia de prensa, el lunes 25 en la tarde. 

En 1976, Fidel Castro anuncio con bombos y platillos que la actual Constitución había sido ratificada por el 99.02% de los votantes, en una asistencia del 98%, y solo 54,000 votos negativos. Los cubanos habían concurrido a las citas  por la compulsión de las autoridades durante decenios,  ejercida desde su lugar de residencia por los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), las organizaciones politicas, como el Partido Comunista, la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y la Central de Trabajadores de Cuba (CTC); las supuestas organizaciones no gubernamentales (ONG) como la Uneac de artistas y escritores, UPEC de periodistas y la Anec de economistas. Simultaneamente la presión ejercida mediante informantes y la represión a través de las diversas entidades del Ministerio del Interior.

Raul Castro bordó la nueva Constitución durante varios años con su comisión para la redacción.  Sin embargo, no pudo hacerla aprobar por la Asamblea Nacional antes de las elecciones de marzo de 2018, cuando debían regir algunos de los cambios auspiciados por el, como la limitación a dos periodos de mandatos de cinco años, lo que al  abandonar la presidencia de los Consejos de Estado y de Ministros, habrían facilitado al gabinete de continuidad empezar sus funciones con menor presión de los dirigentes históricos y la reticencia de la burocracia. 

El general decreto que no podrían ser modificados los enunciados de un solo partido, el comunista; el socialismo irreversible,  la propiedad estatal y la planificación económica, como resultado de la llamada consulta popular que convoco para modificar la redacción.  En realidad, ninguna de las cuestiones fundamentales planteadas por la población fueron incluidas.  Los cubanos se atrevieron a aprovechar el compromiso del gobierno sobre la amplia participación en la redacción de una “constitución moderna” para expresar sus inconformidades y demandas, entre ellas los bajos salarios.

La leyes y reglamentos complementarios a esta Constitución deberán aprobarse en un termino no mayor de 2 años, aunque se han redactado simultaneamente para que algunos entren en vigor a la mayor brevedad, según han expresado los directivos supervisores del proceso Marino Murillo y  Homero Acosta. Según vayan saliendo se constataran los verdaderos cometidos de la Magna Ley, interpretada a imagen y semejanza del castrismo recliclado.

Los resultados reales del Referendo para aprobar la nueva Constitucion de la Republica de Cuba, realizado el 24 de febrero, deben haber demostrado al “gobierno de continuidad” que la poblacion esta dispuesta a expresar su disgusto por la perpetuamente escalante crisis economica, politica y social. El reconocimiento de cifras inferiores a las tradicionales evidencian que la concurrencia y el SI resultaron muy inferiores a lo esperado.

Segun fuentes oficiales, la Constitucion fue aprobada con 86.85% de SI= 6 816 169 votos; 706 400 votos NO ( 9%). 7 522 569 boletas fueron validas,127 000 anuladas y 198 674 quedaron en blanco.    

El 84.4% de los  7.848 343 votantes potenciales concurrio al referendo, segun los resultados preliminares  anunciados por Alina Balseiro Gutierrez, presidenta de la Comision Electoral Nacional de Cuba, en una conferencia de prensa, el lunes 25 en la tarde. 

En 1976, Fidel Castro anuncio con bombos y platillos que  la actual Constitucion habia sido ratificada por el 99.02% de los votantes, en una asistencia del 98%, y solo 54,000 votos negativos.Los cubanos habian concurrido a las citas  por la compulsion de las autoridades durante decenios,  ejercida desde su lugar de residencia por los Comites de Defensa de la Revolucion (CDR), las organizaciones politicas, como el Partido Comunista, la Federacion Estudiantil Universitaria (FEU) y la Central de Trabajadores de Cuba (CTC); las supuestas organizaciones no gubernamentales (ONG) como la Uneac de artistas y escritores, UPEC de periodistas y la Anec de economistas. Simultaneamente la presion  ejercida mediante informantes y la represion a traves de las diversas entidades del Ministerio del Interior.

Raul Castro bordoo la nueva Constitucion durante varios annos con su comision para la redaccion.  Sin embargo, no pudo hacerla aprobar por la Asamblea Nacional antes de las elecciones de marzo de 2018, cuando debian regir algunos de los cambios auspiciados por el, como la limitacion a dos periodos de mandatos de cinco annos, lo que al  abandonar la presidencia de los Consejos de Estado y de Ministros, habrian facilitado al gabinete de continuidad empezar sus funciones con menor presion de los dirigentes historicos y la reticencia de la burocracia. 

El general decreto que no podrian ser modificados los enunciados de un solo partido, el comunista; el socialismo irreversible,  la propiedad estatal y la planificacion economica, como resultado de la llamada consulta popular que convoco para modificar la redaccion.  En realidad, ninguna de las cuestiones fundamentales planteadas por la poblacion fueron incluidas.  Los cubanos se atrevieron a aprovechar el compromiso del gobierno sobre la amplia participacion en la redaccion de una “constitucion moderna” para expresar sus inconformidades y demandas, entre ellas los bajos salarios.

La leyes y reglamentos complementarios a esta Constitucion deberan aprobarse en un termino no mayor de 2 años, aunque se han redactado simultaneamente para que algunos entren en vigor a la mayor brevedad, segun han expresado los directivos supervisores del proceso Marino Murillo y  Homero Acosta. Segun vayan saliendo se constataran los verdaderos cometidos de la Magna Ley, intepretada a imagen y semejanza del castrismo recliclado.